domingo, febrero 28

¡FELIZ JAPIBERDEI TUYÚ!

La semana pasada fue cumpleaños de un compañero de trabajo, así que en la oficina partimos un pastel y le cantamos Las mañanitas. Mientras miraba los rostros sonrientes de mis compañeros que se hinchaban de satisfacción y de pastel de chocolate, no pude sino cuestionarme la validez de esa celebración.

Resulta obvio que todos necesitamos algo que celebrar y de qué sentirnos orgullosos. Y aceptémoslo, la mayoría de nosotros a lo más que podemos aspirar es a cumplir años. Pero aún así resultan excesivos aquellos que esperan con ansia sus cumpleaños e incluso los anuncian con bombo y platillo: “Ya faltan 26 días para mi cumple!!!!☺☺☺☺”. Conviene recordarle a esas personas que cumplir años no tienen ningún mérito y por lo tanto no justifica ningún tipo de orgullo. Tengo un espantoso y corrientísimo florero de plástico hecho en China que cada 12 meses cumple años y jamás ha escrito en su status del Messenger: “Yee, mañana es mi cumple, yujuuu!!!!!”.

Y no es sólo el motivo de la celebración lo que resulta absurdo, sino todos y cada uno de los inquietantes detalles que la conforman. Por ejemplo…
¿Para que se le ponen velitas al pastel? Una teoría dice que es con el objetivo de que nos vayamos familiarizando con éstas y así cuando haya varias docenas de ellas rodeando nuestro féretro no resulte tan perturbador; razón poco probable si consideramos que para cuando se colocan las velas uno normalmente ya está muerto y prácticamente inhabilitado para ser perturbado. 

¿Por qué partir un pastel? ¿Por qué no cortar una berenjena, picar una papa o rebanar una pierna de puerco? Hay quien especula que se hace para asegurar a toda costa que México obtenga ese ansiadísimo liderazgo mundial en materia de obesidad. Es probable.

Y el punto más incomprensible de la ceremonia cumpleañera: 
¿por qué demonios se le cantan las Mañanitas al que cumple años? Resulta patético que mientras el pobre cumpleañero se sienta en medio de un círculo sonriendo imbécilmente frente al pastel y sintiéndose terriblemente incómodo, los demás cantan con voces desafinadas y sin un ápice de entusiasmo una canción plagada de detalles desconcertantes y que levanta sospechas e interrogantes, como la identidad del Rey David y los oscuros motivos que lo mueven a despertar a las muchachas(os) bonitas(os). ¿No sería mejor bailarle al cumpleañero El jarabe tapatío, silbarle La Marsellesa o recitarle El brindis del bohemio?

Resulta altamente perjudicial que nos dejemos arrastrar por estas costumbres babosas sin siquiera cuestionarnos por qué se siguen y, sobre todo, cómo mejorarlas. Propongo a manera de inspiración tres ideas para sustituir la celebración de los cumpleaños:

1. Enviar un e-mail al que cumple años con el siguiente texto: 
"Te queda un año menos de vida, intenta no desperdiciarlo como hiciste con los anteriores."

2. Que el que cumple años llame a todos sus amigos y familiares y les diga algo así: 
Hoy cumplo un año más de vida, lamento los inconvenientes que eso te ocasione.

3. Enviar al cumpleañero una postal que diga: 
“¡Cumples años. Eso te hace muy especial” y esperar que capte el sutil sarcasmo.

¿Alguna otra idea?

16 comentarios:

Juanito Efectivo dijo...

Que no se celebre el cumpleaños, sino que cada 2 años y tres meses todo el mundo le dè trompadas al que en ese día exacto no se ponga zapatos rojos.

Andantte dijo...

muy a propósito recordé algo que dice un amigo mío en los cumpleaños..

"que cumplas muchos más, que al fin yo no te mantengo" jajaja

...
buenas tus ideas para no-celebrar el cumpleaños de alguien..
has visto como hay quienes incluso celebran el no-cumpleaños...
muy creativos dicen..
jajaja

el yo-yo dijo...

más allá de que no haya nada que festejar, pues en el último de los casos ningún festejo tiene mucha razón de ser, creo que el meollo de todo esta en "las formas".

los rituales del cumpleaños son a menudo incómodos y a veces hasta traumatizantes para el "festejado". hay que hacer jolgorio para los demás y no lo que a uno genuinamente le da la gana. la mordida al pastel es francamente humillante. abrir los regalos en público genera discordias. el canto de las mañanitas puede derivar en pánico escénico o megalomanía años después.

si acaso el hecho de cumplir años nos da una quesque autoridad ante los que disque nos quieren, deberían ser éstas las que hagan el ridículo y nos diviertan.

Alnilam ريداي dijo...

curioso, yo cumpliré dentro de poco años, sin mebargo. lo veo en la forma en la que, no se necesita un pastel ni apagar velas, sino que para mi el cumplir años representa un dia muy cabron de reflexión porque justamente es cuando recapitulo todas las metas cumplidas del año pasado a este y hago conciencia de aquellas que se quedaron en el camino para llevarlas a cabo...

Juanito Efectivo dijo...

Lo curioso es que por más que uno reflexione, sigue cometiendo los mismos errores... Bueno, o a veces errores diferentes.

Juanito Efectivo dijo...

Lo curioso es que por más que uno reflexione, sigue cometiendo los mismos errores... Bueno, o a veces errores diferentes.

Aline Salazar dijo...

Oye ... ¿qué crees? Faltan 24 días para mi cumpleaños!

Pesadilla dijo...

Estoy en desacuerdo!!!! Creo que cumplir un año más sí tiene méritos. Es zumbarte a los pinches polìticoas pendejos, escuchar el patriotismo futbolero, sobrevivir con un salario de miedo, aguantar asalatos, asesinatos y microbuseros, aguantar mentadas de madre como si fueran rosarios, escuchar al pendejo de tu compañero de tu trabajo que ya te tiene hasta la madre, aguantar a tu vieja, o conseguirte una... toso esto durante 365 chingados días, a huevo que es un méitocumpli años; nomás que sí se la maman con las mañanitas y el pastel, por qué no hacemos una tombola en la que todo el país done un peso diario, al final son 365, por día, y el otal de 106 millones se reparte entre los cumpleañeros; como ven??

Asesino Cereal dijo...

Si se fijan de hecho nunca se cantan las mañanitas, empiezan diciendo "Estas son las mañanitas que cantaba el rey David, hoy por ser día de tu santo te las cantamos a tí..." y de ahí solo le dicen lo que ya sabe: que ya está amaneciendo, que lo fueron a despertar, que se están insolando con la luz del sol... pero nunca te cantan las malditas mañanitas que el Rey David solía cantar.

Freddy dijo...

Don Rul, soy su fan.

Poner cara de imbécil frente a una tarta llena de explosivos para el corazón y el cuerpo en general mientras otros berrean en vez de cantar, jajajaja, es lo máximo.

De acuerdo en todas tus propuestas. No sabría qué mas agregar.

Una cosa es cierta, al menos tenemos primer lugar mundial en algo, qué importa si es obesidad o delincuencia, jijijiji.

Saludos

el d1eg0 dijo...

Voy a enrolarme para un doctorado en psicología estudiando la fobia que tenemos algunos a que nos canten las mañanitas.

Aureliano García dijo...

Don Rul,

Bien dicho!... personalmente, el dia de mi cumpleaños invariablemente lo pido de vacaciones si es entre semana para no tener que soplarme la ceremonia de las velitas y la gente a la que le vales madre comiendose tu pastel y cantando las mañanitas (terrible canción, coincido contigo). Y normalmente me salgo de la ciudad para evitarme fiestecitas sorpresas o visitas de gente que te quiere felicitar (y como bien dices, aun no se por que?, ¿que hice?...feliciten a mi mama porque se aventó un parto violento hace 35 años pero de ahi en fuera...no more!)

felicidades, excelente articulo.
saludos
aureliano

Unicornio dijo...

Hola...
Acá nomás de curioso paso a visitar vuestro blog...
(los caballitos con cuerno son la mar de curiosos, como Todo Mundo Sabe...)

Y... por un lado, tampoco soy muy "fan" de (las celebraciones de) los cumpleaños. Total, lo único a celebrar es tener una espiral más en el Cuerno Espiralado o una arruga extra en el (humanoide) rostro.

Pero ¿por qué NO celebrar? Total, le ganamos en triatlónica carrera a varios millones de competidores "olímpicos" y nacimos (a pesar de las píldoras anticonceptivas y sus secuaces). ¡N'ombre, hay que celebrar el triunfo, je!

Por lo demás, como Todo Mundo Sabe, las tristes costumbres cumpleañeras son rescoldos de las supersticiones y creencias de los antiguos:

-hacer la fiesta y dar regalos era para "ahuyentar a los demonios" y asegurar un año más de vida al festejado (cosa que, como es obvio, no funciona en el Norte Mexicano, mmhhh!)

-Las velitas, aparte de iluminar las casas en estos tiempos de "ligeros desajustes" LyFC vs. CFE, servían para hacer un "círculo protector" que cuidaría del festejado durante un año más de su vida. Evidentemente, esto no sirve más que tatuarse una calavera con manto y guadaña, y ponerle el ridículo nombre de "Santa" (de dónde acá la canonizaron en el Vaticano, me pregunto??!!) "Muerte" (sobre todo siendo un devoto narco)... pero es mucho más divertido (y menos narcosatánico, juar, juar!).

Y sí tiene "harta" razón el "Asesino Cereal" (¿con leche?): en este bello país de eufemismos, "cantar 'Las Mañanitas'..." equivale a NO cantarlas!... Y "morder el pastel" equivale a NO comerlo (y menos si se quedó allí la placa dental del festejado... mmhhh, rico, quiero otra rebanada!!)

En fin, me ha dado usted nuevas razones para no festejar mi Unicorniano cumple... que ocurre (como Todo Mundo Sabe de los Unicornios) en un inoportunísimo (pero doblemente "festejoso") Primero de Enero!!!

Saludos y por acá seguiremos (nomás que salga de las chambas).

Animosamente, se despide,
el festejado Unicornio...

Dr. Dulcamara dijo...

Nota personal: DonRul acaba de descubrir todas las irregularidades en "Las Mañanitas", proceder a secuestrarlo y borrarle la memoria.

Saludos.

hraul (Six) dijo...

Muy cierto lo del momento incómodo al centro de todos... por cierto ¿Quién malditas es el Rey David?

Cereza Fresa dijo...

Pastel de chocolate: $240.00 con Master Card

Velitas para el pastel: $49.00 con Master Card

Blusa o corbata nueva para estrenar en tu cumpleaños: $335.00 con Master Card

Que los imbeciles de tus compañeros de trabajo te embarren el pastel el la cara: ME CAE QUE NO TIENE MADRE!!!

La onda de la interactividat

Related Posts with Thumbnails