sábado, octubre 6

COMPAÑÍA HUMANA

Pocas cosas nos dan tanto miedo como la soledad, ese tenebroso y oscuro territorio en el que habita el infame padre de todos los monstruos y demonios: uno mismo. Y por supuesto, nadie quiere estar a solas con una persona tan aburrida y deprimente como uno mismo. Así que vivimos en un frenético y permanente exorcismo de la soledad que voluntaria o involuntaria nos lleva al extremo opuesto, lo que me he permitido llamar el tumultismo.

Hoy vivimos un delirio por estar en permanente contacto con otras personas e infinitas y modernísimas formas de hacerlo: el teléfono inmóvil, el móvil, el Skype, el correo electrónico, los SMS, el chat y los innumerables sitios de Internet como MySpace y Hi5 (y los 326 que surgieron esta semana y a los que todos se están mudando apresuradamente so pena de quedar fuera de las redes populares). No es poco común tener cientos de contactos (la palabra amigos es improcedente) en las listas de estas herramientas. Pasamos gran parte del día emitiendo o recibiendo mensajes y concertando citas para reuniones grupales y multitudinarias (en las que por supuesto, dedicaremos la mayor parte del tiempo a llamar o escribir a las personas ausentes).

Nuestras agendas y directorios son ahora electrónicos porque el papel resultaría insuficiente para contener toda la información y la vertiginosa velocidad con la que cambia. Todos los días tenemos programados eventos de la más diversa índole (la agobiante mayoría resultarán mucho menos atractivos que lo que esperábamos). Estamos tan ocupados con nuestra pululante vida social que no nos queda tiempo para hacer nada más.

Porque es imposible sustraerse a la vorágine de la compañía humana. Aquel que intente alejarse del remolino de los nexos sociales será inmisericordemente repudiado y condenado a la impopularidad, a tener una agenda vacía que lo obligaría a buscar en qué emplear el tiempo libre. Sufrirá la insoportable humillación de estar en un lugar público y que su celular no suene ininterrumpidamente. Padecerá el agravio de estar en casa sin escuchar el timbre del teléfono. Lamentará no recibir decenas de correos diarios con chistes, cadenas y consejos para no dar la tarjeta de crédito a un encapuchado. Tendrá que pasar menos horas en el trabajo o haciendo la tarea ya que nadie le mandará caritas felices y mensajes en clave por el messenger. Sus menos de 50 contactos en MySpace serán los estigmas que lo proclamarán como el apestado, como el sociópata que no supo encontrar su lugar en la sociedad moderna.

¡Bienaventurados los que estén permanente y profusamente conectados, porque jamás padecerán la vejación de la soledad!

14 comentarios:

Hübsch dijo...

Qué triste... pero es taaaaan real. Creo que aún soy de esas pocas no antisociales (o no tan antisociales) que aún disfrutan de su soledad. (aunque sea por brevísimos periodos de tiempo). Besos Don Rul.

Cuquita la Pistolera dijo...

Querido Don Rul, la foto que ha puesto en APUNTES PARA UNA BIOGRAFÍA DEL DESCONSUELO es hermosísima. Hasta para ponerla en uno de esos foros cibernéticos para conseguir pareja. Pruébelo, le lloverán las ofertas.

Y sí, así estamos en este mundo de las hipercomunicaciones, por cierto, se le olvidó mencionar a los blogs.

Abracito

Tod dijo...

Perdón pero no estoy de acuerdo, este tumultismo del que hablas es una mentira, como imaginar que tus 95 amigos de myspace, messenger, hi5 son "amigos"

Las relaciones que se mantienen através de teclados son una estupidez, no hay nada mejor que abrazar fuertemente a esa amiga que tanto quieres, tomar con esos compas que hace mucho no ves, los mismos que tienes en el messenger pero con quienes solo te msjeas para ponerte de acuerdo sobre cuando irán a tomar un café.

Supongo que la gente se tumultua para no sentirse sola, pero están solos, igual que sus 234 contactos de facebook

Libradita dijo...

Tu post está de lo más postmoderno, concuerdo con algunas ideas, pero recuerda también que habemos algunos cuantos nacidos en la´época de los LP de vinil que aún tenemos problemas para adaptarnos a la vida en línea y tenemos reminiscencias de formas de relación pre-internet, resulta paradójico que yo diga esto pues conocí a mi esposo a través de ICQ, pero, me encanta tener mi agenda a la mano donde puedo añadir y hacer notas con una caligrafía de la mierda porque ya casi no tengo necesidad de escribr con pluma o lápiz gracias a mi lap, prefiero ir a tomarme un cafe que tener una sesión de dos horas en el msn. En fin, soy una desadaptada.

Jehovany dijo...

ES PREFERIBLE SER DEL MONTON A QUE TE REPUDIEN, SE SIENTE FEA LA SOLEDAD CUANDO NO ESTAS ACOSTUMBRADA A ELLA

oxidente dijo...

Yo por eso ayer me puse al corriente y ya acumulé 50 contactos en mi facebook!

Estoy salvado!

An dijo...

Yo me considero afortunado, por que aunque ahora mismo me desconectase para siempre, tengo buenos amigos con los que charlar sin necesidad de ningun trebello ( es la palabra gallega para decir gadget) pero la tendencia es la que tu mentas, semi aislarnos y hacer amistad via on line...como es este caso. Un saludo amigo

tu chica yeye dijo...

a mi me gusta la soledad en todos los sentidos... me caigo muy bien :)



(no sono a comentario de autopromocion o si?)

Cecilio dijo...

Hola, alguien está ahí?... Pfft! Me quedé solo de nuevo :(

MeriAn dijo...

Bienaventurada me siento ahora que veo que tengo hartos hartos amigos en el hi5 y mas en mi maiespéis.
Gracias Don Rul, me has abierto los ojos, no estoy sola en este mundo!!
Jajajajajajajajajajaja. En serio amo tus posts.

tt dijo...

yo opte por no llamar a mi compañia: soledad, por que el termino es lo que espanta, mejor digo "hoy quiero estar conmigo y con mis otros yos que hoy estamos un poco inquietos" aveces me gusto, aveces me caigo gorda, aveces me enojo y pues son riesgos de estar con uno... pero la verdad es que si tengo blog y correo y maispeis y todo ese relajo, y disfruto que me tengan en su "top" de favoritos, es que la vanidad me persigue, y en realidad creo que eso me ha salvado en vrias ocaciones de no quedar sin palabras en una platica entre personas de carne y hueso, sobre la tecnología, hay que sacerle provecho sin dejarnos a un lado, no me gustaria luego besar a una computadora, o platicarle a mi ipod.

Latamoderna dijo...

QUé fuerte. Hace poco reconocí mi Mal del Blog... y es una pena. Además, cada vez tengo más contactos y, la verdad, me abruma.

Pero al menos tenemos algo en común: una computadora y muchas horas que gastar en esto.

blog de respuestas dijo...

Don Rul,
muchisimas gracias por su colaboración a mi tarea, ya le tocara medio punto o uno entero, depende lo que me saque. gracias mil y escriba más seguido no sea envidioso.
Caro

hidra dijo...

coincido contigo.. la soledad es lo mas temido , pero para algunos amorosos como yo, la soledad es una bendicion y una maldicion al mismo tiempo..

La onda de la interactividat

Related Posts with Thumbnails